Conoce
nuestro Blog

Anemia, un síndrome más común de lo que se piensa

La anemia, en términos simples, es cuando la sangre no tiene la capacidad de llevar oxígeno al organismo. El origen de esto puede ser porque la sangre tenga un conteo bajo de glóbulos rojos (o que éstos sean anómalos) o porque no tenga suficiente hemoglobina, que es la sustancia encargada de llevar el oxígeno a los tejidos.

El oxígeno requerido por el organismo y, por consiguiente, la concentración óptima de hemoglobina, depende de factores biológicos como edad o sexo, de factores demográficos como lugar de residencia (altura sobre el nivel del mar), o incluso de factores más específicos como hábitos deportivos o embarazo.

Una persona con anemia se sentirá fatigada, débil, mareada, con dolores de cabeza, dificultad para respirar, tendrá la piel pálida o ligeramente amarillenta y presentará baja tolerancia al frío; en casos más avanzados, puede provocar también latidos cardíacos irregulares.

Los primeros síntomas mencionados son suficientes llamadas de atención para recurrir al especialista de la salud quien, después de una revisión, solicitará un análisis sanguíneo para confirmar el diagnóstico y las causas.

Hay tres tipos principales de anemia:

  • Anemia por deficiencia de hierro:

Es el tipo más común y, sin embargo, el más difícil de diagnosticar, ya que puede tener síntomas muy leves que no despierten alarma en el paciente. Esta puede ser provocada por diferentes factores como pérdida de sangre (ya sea por una lesión o cirugía, hemorragias internas o sangrados menstruales abundantes), problemas del organismo para absorber el hierro u otras afecciones médicas.

  • Anemia por deficiencia de vitamina B12:

El organismo no produce la vitamina B12, sino que la absorbe de los alimentos o suplementos. La anemia por deficiencia de vitamina B12 se produce cuando no se están consumiendo alimentos con dicha vitamina o por la incapacidad del organismo de absorber. Si no se trata a tiempo, los síntomas pueden agravarse e, incluso, afectar las funciones del cerebro y el sistema nervioso.

  • Anemia hemolítica:

Se origina cuando los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que se pueden reemplazar. Adicional a los síntomas ya mencionados, este tipo de anemia se caracteriza por bazo o hígado más grande de lo normal. Sus causas son variadas, y pueden incluir afecciones autoinmunes, falla de médula ósea, complicaciones provocadas por transfusiones sanguíneas, infecciones o factores hereditarios (como anemia drepanocítica).

¿Cómo se trata la anemia?

El tratamiento de la anemia depende de su origen y gravedad. El especialista de la salud podrá recomendar soluciones simples como hábitos alimenticios más saludables (ricos en hierro, vitamina C), uso de suplementos que ayuden a la obtención de hierro y vitamina B12, medicamentos que ayuden a la absorción de vitamina B12, o acciones más severas, como transfusiones sanguíneas, cirugías para extirpar el bazo o trasplantes de médula ósea.

Tratar la anemia a tiempo y de manera adecuada es crucial para evitar afecciones colaterales que, por lo general, tienen un mayor impacto en el organismo:

  • Sangrado
  • Infecciones
  • Problemas cerebrales o nerviosos permanentes
  • Retraso en el desarrollo o defectos de nacimiento en bebés nacidos de madres con anemia
  • Problemas cardíacos
  • Complicaciones en el embarazo

Anemia: el primer síntoma

La anemia es un tema de salud pública global, ya que la OMS estima que, a nivel mundial, esta enfermedad está presente en el 42% de los niños menores de 5 años y el 40% de las mujeres embarazadas.

Asimismo, la importancia del diagnóstico oportuno de la anemia se debe, en gran medida, a que ésta puede ser síntoma de otra enfermedad, como puede ser enfermedad renal crónica, SIDA, Cáncer o enfermedades infecciosas.

El cuidado de nuestra salud exige responsabilidad y compromiso para acudir con el especialista en la salud al primer signo de alarma, ya que puede ser la diferencia entre un diagnóstico oportuno o complicaciones más severas.

¡No olvides seguirnos en redes sociales! Da clic y recibe los mejores consejos de salud y cuidado personal de mano de nuestros expertos.

Fuentes:

Compartir nota en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Notas relacionadas

Los inicios de esta empresa se instauraron en octubre de 1943, NADRO inició su historia en el centro histórico de la Ciudad de México, su fundador Don

En NADRO, sus colaboradores son un eslabón importante porque en la empresa son conscientes de que “el verdadero valor de toda empresa no consiste en su potencial

#SaludNadro

Síguenos en nuestras redes sociales