Conoce
nuestro Blog

Hematología: clasificación de los medicamentos para la sangre

paraLa hematología es la rama médica encargada del estudio, diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades tanto en la sangre como en los órganos hematopoyéticos (médula ósea, ganglios linfáticos y bazo). También se ocupa de los componentes de la sangre en sí, como son los glóbulos rojos, plaquetas, leucocitos, plasma, eritrocitos y hemoglobina, así como de sus características como, por ejemplo, índices de coagulación.

La importancia de la hematología radica en que la sangre es la encargada de distribuir a todos los órganos los componentes necesarios para su correcto funcionamiento, por lo que, cualquier alteración, resulta en enfermedades que pueden afectar en diferentes niveles.

Su campo de acción abarca una gran variedad de padecimientos de diferentes orígenes, complejidades y gravedades, que se dividen en benignos y malignos dependiendo del impacto que tienen en el organismo, y van desde la anemia (un padecimiento común y de tratamiento más o menos sencillo), hasta leucemia, linfoma, enfermedad de gaucher, inmunodeficiencias, enfermedades hemorrágicas y ciertos tipos de cáncer, así como otras enfermedades, síndromes y trastornos complejos y menos comunes.

En términos generales, las enfermedades hematológicas pueden tratarse mediante transfusiones sanguíneas, medicamentos para la sangre de diferentes especialidades (desde anticoagulantes hasta tratamientos oncológicos), así como trasplante de médula ósea.

Es decir, su uso no se limita al tratamiento de padecimientos de la sangre u órganos hematopoyéticos, sino también a la prevención y estudio, con lo que se convierte en una rama que lo mismo se desarrolla en un consultorio médico que en un laboratorio clínico o de investigación.

¿Qué tipos de medicamentos para la sangre existen?

La variedad, complejidad y gravedad de los padecimientos hematológicos ha obligado a las farmacéuticas a desarrollar múltiples tratamientos de diferentes especialidades y con diferentes propósitos.

En este contexto, los medicamentos no son únicamente para el tratamiento, sino también para la prevención, por lo que, aunque no son hematológicos (ni medicamentos, dicho de paso), la lista podría empezar por suplementos que los especialistas de la salud recomendarán, por ejemplo, a pacientes que, por condiciones médicas o de estilo de vida, son susceptibles a desarrollar anemia.

Entrando por completo en el tema, y ya hablando específicamente de tratamientos, podrían dividirse en tres grupos generales, dictados por su especialidad:

Antianémicos: Como su nombre lo indica, tratan la anemia y buscan revertir sus efectos en el organismo.

Trastornos hemorrágicos: Tratan aquellas afecciones relacionadas con la forma en que el cuerpo controla la coagulación. Una coagulación irregular puede ser el único padecimiento, o puede ser síntoma de alguna otra enfermedad, por lo que su tratamiento puede estar acompañado de otras especialidades.

Oncológicos: Combaten padecimientos que tienen un origen oncológicos, como leucemia o linfomas, y pueden formar parte de un tratamiento de quimioterapia.

¿Por qué acudir con un especialista en hematología?

Como ya lo hemos mencionado, los padecimientos hematológicos pueden ser complejos y graves, por lo que buscar la opinión de un especialista es el punto de partida para tener un tratamiento adecuado y oportuno.

En ese sentido, el especialista, además de realizar la revisión física, podrá solicitar análisis clínicos que le ayuden a llevar a cabo un diagnóstico preciso. Una vez confirmado el diagnóstico, podrá recurrir a recomendaciones simples como una dieta especial, o tratamientos más especializados para enfermedades más delicadas.

Adicional a los medicamentos para la sangre, podrá recomendar terapias coadyuvantes (como la hemodiálisis o la quimioterapia, por ejemplo), u otro tipo de procedimientos, como trasplante de médula ósea.

Una de las metas que tenemos en Nadro es asegurarnos de que todos los pacientes puedan recibir el tratamiento que necesitan, por lo que nos esforzamos día tras día para poner al alcance los medicamentos que llevan salud a nuestras vidas.

Fuente: http://www.revistaenfermeriacyl.com/index.php/revistaenfermeriacyl/article/viewFile/178/149 

 

Compartir nota en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Notas relacionadas

Los inicios de esta empresa se instauraron en octubre de 1943, NADRO inició su historia en el centro histórico de la Ciudad de México, su fundador Don

En NADRO, sus colaboradores son un eslabón importante porque en la empresa son conscientes de que “el verdadero valor de toda empresa no consiste en su potencial

#SaludNadro

Síguenos en nuestras redes sociales